busqueda en páginas de psicología

https://www.google.com/cse/publicurl?cx=017642067214494654479:3sa5jbbhr5c

LOS SECRETOS DEL ADN

Los científicos descubren los secretos ocultos del ADN
Un macroestudio internacional descubre que un 95% de la información genética tiene utilidad, y no solo el 1,5% que se pensaba
La mayoría de la información interviene en funciones biológicas del ser humano
JAVIER SAMPEDRO Madrid 5 SEP 2012 – 20:10 CET185
Archivado en: Genoma humano Genoma Genética España Biología Investigación científica Ciencias naturales Ciencia

Los 46 cromosomas humanos, donde reside el ADN / AP
Recomendar en Facebook796
Twittear520
Enviar a LinkedIn13

Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup
Enviar
Imprimir
La tendencia natural es imaginar el genoma como la base de datos de HAL, el robot paranoico de 2001, odisea en el espacio, o incluso como La biblioteca de Babel de Borges, donde todo texto posible acababa por existir en algún anaquel de alguna estancia. Una metáfora más apta sería la Ventura highway de América, la autopista de Ventura “donde los días son más largos y las noches más fuertes que el aguardiente casero, según la canción del mismo nombre. O tal vez otra carretera por el desierto donde los lagartos vuelen.

La mayor paradoja del genoma humano es bien conocida: de sus 3.000 millones de letras químicas (los nucleótidos atccagtag… que están repartidos en 23 cromosomas como los artículos en los distintos tomos de una enciclopedia), solo el 1,5% parece ser funcional: lo que solemos llamar genes. El 98,5% restante sería basura genómica. Es como si en una estantería con 200 libros, solo tres libros significaran algo. O mejor, como si solo fuera cierto un versículo de la Biblia por página.

De ahí el proyecto Encode (acrónimo inglés de Enciclopedia de elementos de ADN) para describir todas las partes del genoma que tienen alguna función, aunque estén fuera de los genes convencionales. Es un superconsorcio científico internacional —solo la lista de los 442 firmantes ocupa una página y media con letra de prospecto— que presentó ayer sus resultados en seis artículos en Nature y otros 24 artículos en otras revistas científicas.

HEBER LONGÁS / EL PAÍS
El principal resultado de esta especie de Proyecto Genoma II es que lo que se consideraba basura no era tal. El 80% del genoma humano resulta tener al menos una función bioquímica en al menos algún tejido del cuerpo y en al menos alguna fase del desarrollo o de la vida adulta. Y nada menos que el 95% del genoma está implicado en la regulación de los genes convencionales. De hecho, la mayoría de las variaciones implicadas hasta ahora en alguna enfermedad humana está en estas zonas que se consideraban basura, lo que abrirá nuevas posibilidades a la medicina.

“Uno de los descubrimientos más extraordinarios del consorcio”, dice Joseph Ecker, del Instituto Salk de California, “es que el 80% del genoma contiene elementos asociados a funciones bioquímicas, lo que liquida la percepción generalizada de que casi todo el genoma humano consiste en ADN basura”.

MÁS INFORMACIÓN
La genómica revoluciona el estudio de las enfermedades
El genoma humano no es como se creía
“Un proyecto genoma en manos privadas habría sido un desastre para la humanidad”
La genómica no ha inventado nuevos conceptos. Lo que ha hecho es permitir el análisis de los viejos conceptos a una escala global, sin sesgos ni preconcepciones. Sus resultados son los primeros datos duros de la historia de la biología, un cuerpo de conocimiento que no depende de lo que el investigador esté buscando, el tipo de recolección de datos en el que se suele basar la física, la madre de todas las ciencias: primero se recopila todo lo que se puede, y luego se le busca el sentido. La investigación biológica ha dado sin duda un salto cuantitativo en las últimas dos décadas. Que ese salto sea también cualitativo es más dudoso, como saben muy bien los investigadores del área.

Y la cuestión tiene un interés incluso filosófico. “Los resultados nos obligan a repensar la definición de gen y de la unidad mínima de la herencia”, dice Ecker.

Hasta ahora solo se daba valor al 1,5% de las letras químicas del ADN
La cuestión puede ser demasiado técnica en un sentido, o demasiado profunda en otro. Lo que importa, si hemos de fiarnos de la historia, es si ilumina el camino hacia una realidad oculta hasta ahora, una que todos teníamos ante las narices sin alcanzar a verla. Y algunos científicos piensan que así es.

La autopista de Ventura genómica está llena de señales y carteles, pero solo unos pocos se ven en cada momento. Igual que la que da nombre, que cruza California, en invierno todos son visibles salvo los que están cubiertos de hielo en las cotas altas; en verano la vegetación oculta los letreros más cercanos al valle. Como consecuencia, los ingresos de cada restaurante muestran una evidente dependencia de la temperatura. Esta es otra percepción central de la genómica actual: que todas las células de un cuerpo tendrán los mismos genes, pero que sus patrones de activación dependen del entorno.

Era como si en una estantería de 200 libros solo tres tuvieran sentido
Una de las revelaciones de la nueva tecnología del ADN es que, aunque la genética es lineal desde que Mendel la formuló en el siglo XIX gracias a sus juegos con las pieles y los colores de los guisantes, sus sutilezas —la clase de mecanismos que impulsaron la evolución de la especie humana— no lo son en absoluto. Los genes, como predijeron Mendel y la genética clásica, son en efecto tramos de ADN (tccggttaca…) que se disponen uno detrás de otro en rigurosa fila en el cromosoma, como en la autopista de Ventura.

La activación de un proceso puede estar en cromosomas distintos
Pero las regiones reguladoras de los genes —los tramos de secuencia de ADN que les dicen a otros tramos de secuencia de ADN dónde y cuándo tienen que activarse— no siempre son adyacentes a los genes propiamente dichos, sino que a veces están muy lejos en el cromosoma, y a menudo están alojados incluso en otro cromosoma distinto.

Algunos científicos creen que esa, precisamente, es la revolución genética en ciernes: la forma en que esa no linealidad de la regulación genética está revelando la arquitectura profunda del núcleo de nuestras células, la pura y simple geometría del genoma.

Si fuera así, no solo importaría lo que una información dice, sino sobre todo dónde lo dice.

Brownies de chocolate con nueces. Forma clásica y fácil

Brownies de chocolate con nueces. Forma clásica y fácil.

vía Brownies de chocolate con nueces. Forma clásica y fácil.

 

Recetas de postres y dulces

Brownies de chocolate con nueces. Forma clásica y fácil

  • 9 PERSONAS
  • DIFICULTAD FÁCIL
  • 0,40 EURO/PERSONA
  • TIEMPO DE PREPARACIÓN: 50 MINUTOS.
  • Muy pobrePobreNormalBuenaExcelente 4,28 (118 VOTOS)

Brownies de chocolate con nueces. Forma clásica y fácil

INGREDIENTES

  • 200 g de chocolate Lindt 70%
  • 100 g de Mantequilla
  • 4 huevos
  • 100 g de azúcar normal o glass.
  • 1/2 cucharadita de postre de bicarbonato.
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 80 g de harina de trigo
  • De 50 a 100 g de nueces (depende de lo que os gusten)

Os preguntaréis ¿por qué otro brownie? No conozco nada más denso y con tanto sabor a chocolate como un buen brownie, crujiente y densamente abizcochado a la vez. Este tipo de pastelillo de chocolate no entusiasma a todos, algunos dicen que es demasiado seco, otros que no es esponjoso como un bizcocho, o que no es crujiente… Bueno, pues os aseguro que el que os presento hoy le gustará a todo el mundo, su textura es perfecta, crujiente por fuera y jugoso por dentro. Con un gran aroma y sabor a chocolate, mi cocina huele a cacao desde hace 2 días. Es un postre perfecto para los muy muy chocolateros.

Los anteriores brownies que os he propuesto eran combinaciones de la base clásica pero con algunas variaciones respecto al original: uno de ellos con galletas María y lacasitosotro con naranja y el último con variaciones de frutos secos y café. Están todos estupendos pero de vez en cuando lo que nos apetece es la receta clásica, sencilla y muy fácil de preparar. Respetamos la receta original y por tanto no lleva nada de levadura pues el brownie surgió de un error de un chef que olvidó añadir levadura a un bizcocho.

PREPARACIÓN DE LOS BROWNIES:

  1. Lo primero es preparar el recipiente donde los vamos a cocinar. Yo he utilizado una bandeja de 20×20 de cristal y papel de horno. La medida de la bandeja da para 9 brownies generosos, pero todo depende de como queramos que sea de grueso, si los queréis de menor tamaño emplead una bandeja mayor.
  2. Forramos la bandeja y la untamos con mantequilla. Espolvoreamos con chocolate en polvo el papel de horno. No he utilizado harina porque la última vez que lo preparé me quedaron pequeñas motas de harina blanca en la base. Con este truco solucionamos este problema y encima le damos más sabor a chocolate a este pastelillo.
  3. Introducimos en un cuenco el chocolate rallado o en trozos pequeños con la mantequilla y lo ponemos en el microondas durante 4 minutos a temperatura media. Sacamos y juntamos bien la mezcla con una varilla hasta que quede una crema de chocolate parecida a la nutella o nocilla.
  4. Batimos en un bol grande los huevos con el azúcar hasta que quede una crema espumosa. Añadimos la cucharada de vainilla y el bicarbonato.
  5. Vertemos la crema del chocolate en el bol anterior. Mezclamos bien con las varillas.
  6. Tamizamos la harina con un colador y añadimos a la anterior mezcla, revolvemos muy bien hasta conseguir una pasta crema homogénea.
  7. Vertemos la mezcla-crema de chocolate en la bandeja de cristal. Yo me he ayudado con una paleta de silicona para aprovechar toda la crema y que no quede nada en el bol.
  8. Partimos las nueces en 2 y las pasamos por un poco de chocolate en polvo. Las introducimos en la crema y con un tenedor las cubrimos bien con el chocolate.
  9. Cocemos el brownie en el horno precalentado a 180º grados en la parte intermedia durante 35/40 minutos (tal como comenté en alguna otra receta, todo depende del horno, siempre mirad con un tenedor que al pinchar salga seco). Cuando lleve ya 20 minutos en el horno tapamos con un poco de papel de aluminio para que no se queme la superficie y la costra quede perfecta y crujiente. En mi horno el tiempo de preparación son 40 minutos exactos pero en el de mi madre con 30-35 llega. No os debéis pasar en el tema del tiempo porque os saldrán unos pastelillos secos que no hay quien se los coma.
  10. Lo dejamos enfriar en la bandeja y cuando esté frío lo cortamos en 9 trozos iguales. Los separamos del papel de horno y presentamos en un plato con un poco de helado de vainilla o chocolate caliente. De rechupete, os lo aseguro. Para los paladares chocolateros más exigentes.

Eficacia de la RCP

¿Qué resucitación cardiopulmonar es más efectiva?
Wilson J. González-Espada 5 de Septiembre del 2011 Biología, Ciencia General, Medicina, Noticias
De la pagina e-ciencia

Científicos descubren que las personas que recibieron sólo compresiones en el pecho tras un ataque cardíaco tuvieron una mayor probabilidad de sobrevivir que los que recibieron resucitación cardiopulmonar tradicional (compresiones y respiración boca a boca).

Anualmente miles de personas mueren por ataques al corazón. Si alguien sufre uno frente a ti, ¿qué harías? Pues puedes salvarle la vida si sabes usar la resucitación cardiopulmonar o RCP. La RCP es una técnica de primeros auxilios para tratar de que el corazón comience a latir nuevamente o mantener el flujo de sangre en lo que llega ayuda médica o se usa un defibrilador.

El RCP tradicional incluye 30 compresiones rapiditas al pecho y empujar aire a los pulmones dos veces mediante contacto boca a boca. Este ciclo se repite cuantas veces sea necesario hasta que llegue la ambulancia. El otro tipo de RCP es la de compresiones al pecho. Con esta técnica se mantienen las compresiones rápidas contínuamente y sin que el auxiliador se detenga a dar respiración boca a boca.

Científicos de la Universidad de Arizona investigaron cuál de los dos tipos de RCP evitaba el mayor número de muertes por ataque cardíaco. Los científicos descubrieron que usar la resucitación cardiopulmonar con compresiones contínuas al pecho aumenta casi al doble la probabilidad de supervivencia comparado con la técnica tradicional de compresiones y respiración boca a boca.

Este estudio es importante ya que mucha gente no se atreve a darle RCP a una persona desmayada por temor a usar respiración boca a boca. Los hallazgos sugieren que la asistencia respiratoria no es tan necesaria, lo que importa es mantener la circulación de la sangre con compresiones contínuas en el pecho.

Para más información, visítanos: http://www.cienciapr.org.