¿Cómo fomentar el consumo de verduras en los niños? | EROSKI CONSUMER

http://www.consumer.es/web/es/bebe/ninos/mas-de-4-anos/2011/10/28/204456.php

¿Cómo fomentar el consumo de verduras en los niños?

El consumo de frutas y verduras entre los niños y adolescentes se aleja de las recomendaciones nutricionales, pese a que una adecuada alimentación les permite alcanzar su crecimiento y potenciales de desarrollo máximos. Fomentar el consumo de estos alimentos entre los más pequeños es, por tanto, indispensable. Y aunque pueda parecer una misión imposible, no lo es. Para enriquecer la dieta infantil, las comidas se han de transformar en un momento placentero, que incluyan variedad de alimentos de los distintos grupos (verduras, hortalizas, frutas, legumbres y pescados), que les permita a los más pequeños disfrutar de una alimentación equilibrada y saludable.

Frutas, verduras y hortalizas son una excelente fuente de vitaminas variadas, sales minerales, fibra y elementos antioxidantes. La deficiencia mantenida de muchos de estos nutrientes tiene relación directa con la aparición y desarrollo de algunas de las enfermedades crónicas de mayor incidencia en la edad adulta en la actualidad: trastornos cardiovasculares, problemas digestivos, anemias, cáncer, entre otros.

La mejor receta: dar ejemplo

Los niños pequeños tienden a ser bastante maniáticos con las comidas; suelen tener gustos y aversiones muy marcadas con ciertas cosas, como son las hortalizas y las verduras. Si la gama de alimentos que se incluyen en los menús familiares es amplia, el niño tiene más posibilidades de variar y es muchísimo más fácil que acepte un mayor número de platos. Por el contrario, si los hábitos alimentarios familiares se alejan de las recomendaciones en cuanto a frecuencia de consumo o incluyen poca variedad (tan sólo dos o tres tipos de verduras o de frutas), resulta incoherente para el niño entender que debe comer de todo. El ejemplo sobre las costumbres en la alimentación que tenga el niño en casa marcará con casi seguridad sus hábitos alimentarios para toda su vida.

Consejos prácticos

Los siguientes consejos pueden ayudar a aumentar el consumo de estos alimentos en todas las comidas. Cuesta poco y estamos haciendo mucho por la educación alimentaria de los más pequeños.

  • Presentar los platos de forma divertida, con colores variados para que resulten más atractivos y apetitosos.
  • Comenzar el día con frutas. Un vaso de zumo de fruta, rebanadas de plátano, ciruelas o fresas, etc., darán un enérgico y delicioso comienzo al día, y le ofrecerán además una cantidad alta de fibra, más vitaminas y minerales y nada de grasa.
  • Las frutas se pueden llevar fácilmente a todos los lugares y pueden darle una rápida carga de sabor y energía en cualquier momento. Al salir de paseo, es importante meter en la mochila o en la guantera del coche una manzana, una naranja, una pera, un plátano o una bolsa de frutos secos (nueces, pistachos, cacahuetes, etc.) o desecados (pasas, albaricoques secos…).
  • Utilizar verduras congeladas o en conserva cuando sea imposible conseguir productos frescos, para que no pasen días sin comer verduras variadas.
  • Añadir frutas y verduras cortadas o en puré a los platos de carne. Por ejemplo: lomo de cerdo con puré de manzana, pechuga de pavo con piña, pavo o pollo a la naranja, flan de espinacas y gambas, pollo con salsa de pimientos, espaguetis con champiñones y setas, arroz con verduras… Utilizar las verduras picadas finamente o ralladas para mezclar con la carne picada o con los guisos de carne o pescado.
  • Recurrir al puré de verduras para espesar sopas y añadir sabor.
  • Preparar postres dulces con hortalizas (tarta de zanahoria, bocaditos dulces de calabaza…) o con frutas (bizcocho relleno de frutas, pastel de manzana, yogur o helado con culis de kiwi, fresas, etc.).
  • Cortar los alimentos en formas curiosas también los hace más apetecibles. Se pueden hacer sandwiches vegetales con lechuga, tomate, zanahoria rallada, con queso, jamón, atún, etc., colocados en canapés cortados en forma de triángulo o círculo.

Ideas para cocinar

A la hora de componer los alimentos y preparar originales recetas para fomentar el consumo de verduras entre los más pequeños, no hay más límite que la propia imaginación y una pizca de buen gusto.

  • Flan, budin o pastel de verdura. Combinan carnes o pescados y huevo con verduras y son una manera divertida y original para que los más pequeños vayan probando distintos sabores y se familiaricen con el gusto propio de cada alimento. Se asegura que los niños tomen un plato muy completo desde el punto de vista nutritivo, ya que el ingrediente obligatorio es el huevo, en numerosas ocasiones los lácteos y se ha de buscar la manera de combinar los ingredientes principales casi con cualquier tipo de verdura (acelga, achicoria, espinacas, calabacín, berenjena, judías verdes…). Supone, además, una excelente manera de aprovechar alimentos que han sobrado del día anterior, haciéndolos más apetecibles. Para elegir: flan de calabaza, de gambas y espárragos, de puerros y palitos de cangrejo…
  • Brochetas vegetales. Tarea entretenida y saludable de cocinar y consumir vegetales, y a la que se puede animar a los más pequeños a participar en su preparación. Que sean ellos mismos los que hagan distintas combinaciones y dispongan la brocheta que luego se van a comer. Con cada brocheta se puede jugar con diferentes formas de cocinado: a la plancha, a la brasa, al horno, frita, empanada, al vapor, rehogada… En base a esto se pueden usar unos ingredientes u otros, según convenga, para obtener un resultado apetitoso. Ejemplos: brochetas de pollo, pavo, cerdo, ternera o pescado con champiñones, pimiento verde y rojo, tomates cherry, calabacín, berenjena, mazorquitas de maíz…
  • Pizzas caseras con vegetales. El contenido de energía y nutrientes de las pizzas varía según sus ingredientes; carne, pescado, queso, vegetales… En cualquier caso, las caseras son más recomendables ya que de esta forma se puede estar seguro de la “calidad” y “cantidad” de los ingredientes. Además son un plato fácil de preparar y de gran aceptación. Si se incluye en la pizza ingredientes como queso magro, jamón york, serrano o fiambres de pollo o pavo, atún en conserva, tomate triturado, además de diversas hortalizas o verduras tales como ruedas de tomate, cebolla, pimiento, champiñones, alcachofas, ruedas de calabacín, berenjena, etc., una porción de pizza resulta de lo más completa. Posibilidades: pizza con espinacas, con champiñones, con pimientos y cebolla, con muchos vegetales rehogados (ajo, cebolla, calabacín, berenjena, tomate, zanahoria, pimiento verde…), etc.
  • Lasañas y canelones “vegetarianos”. Son platos jugosos, sabrosos y en general, muy aceptados por el público infantil. No va a resultar nada difícil incluir variedad de verduras y hortalizas, eligiendo las que mejor combinen con cada alimento. Partidas en láminas o en trozos bien pequeños, rehogadas y mezcladas con esmero con la carne picada o el pescado desmenuzado, le dan un toque diferente y jugoso a la receta, un sabor original, y los niños se van acostumbrando a los nuevos sabores. Algunas sugerencias: lasaña rellena de pollo con setas y espárragos trigueros, lasaña de carne y pisto, lasaña de setas con queso cheddar y salsa de tomate casera, canelones de espinacas y carne picada, canelones de carne y alcachofas, de bonito y pimientos, de pescado y calabacín…
  • Tortillas con verduras. Platos tan comunes como las tortillas pueden ser un recurso fácil para incluir distintas verduras. No le tiene que gustar todas las verduras necesariamente, pero si conoce y prueba las variadas opciones que hay de tomar verduras, seguro que amplía su espectro gustativo. Alternativas: tortilla de espárragos, de ajetes y gambas, de judías verdes, espinacas y salsa de queso, de calabacín, cebolla y queso, de champiñones y setas, de patata, cebolla, pimientos verdes y rojos y jamón serrano. Aprovéchese de la ventaja que ofrecen las verduras en la cocina: se pueden preparar de cientos de formas diferentes y combinan con todos y cada uno de los alimentos.

Ciencia Kanija » ¿Necesitas descansar del estudio para despejarte? Quizá no, dicen los i nvestigadores

http://www.cienciakanija.com/2010/10/28/%c2%bfnecesitas-descansar-del-estudio-para-despejarte-quiza-no-dicen-los-investigadores/

¿Necesitas descansar del estudio para despejarte? Quizá no, dicen los investigadores

Descanso

Aunque el estudio es del año pasado me parece interesante, aunque es necesario leerlo con cierta perspectiva crítica.

Puede ocurrirle a los que estudian para los exámenes, a las personas que trabajan durante muchas horas o simplemente a alguien que intenta abarcar demasiado: algo te dice que te tienes que tomar un descanso. Ver la televisión. Tomar una chocolatina. Holgazanear, dejar de prestar atención por un momento y volver a la tarea cuando te sientas mejor. Después de todo, estás físicamente exhausto.

Pero un nuevo estudio de psicólogos de Stanford sugiere que la necesidad de un descanso (o sólo procrastinar) está – bueno – todo en tu cabeza.

En un trabajo publicado esta semana en Psychological Science, los investigadores desafían la teoría mantenida durante mucho tiempo de que la fuerza de voluntad – definida como la capacidad de resistir la tentación y estar concentrado en tareas exigentes – es un recurso limitado. Los científicos argumentan que cuando la fuerza de voluntad se agota, el único camino para restablecerla es recargando nuestros cuerpos con un descanso, comer o alguna otra distracción que te lleve fuera de lo que sea que te está quemando.

No es así, dice el equipo de Stanford. En lugar de esto, han hallado que la mente de una persona y sus creencias personales sobre la fuerza de voluntad determinan la calidad y cuánto tiempo le será posible trabajar en un ejercicio mental difícil.

“Si piensas en la fuerza de voluntad como algo que está biológicamente limitado, eres más propenso a estar cansado cuando trabajas es una tarea difícil”, dice Veronika Job, la autora principal del trabajo. “Pero si piensas en la fuerza de voluntad como algo que no se agota fácilmente, puedes continuar y continuar”.

Job, que dirigió esta investigación de Stanford y está ahora cursando el postdoctorado en la Universidad de Zurich, es coautora del trabajo junto con la Profesora de psicología de Stanford Carol Dweck y su Profesor Ayudante Greg Walton.

Los investigadores diseñaron una serie de cuatro experimentos y pruebas para manipular las creencias de los estudiantes de Stanford sobre la fuerza de voluntad. Tras una tarea agotadora, los que creían o les habían hecho creer que la fuerza de voluntad era un recurso limitado hicieron peor las pruebas estándar de concentración que los que pensaban en la fuerza de voluntad como algo sobre lo que ellos tenían más control.

También encontraron que llegando a la semana de exámenes finales, los estudiantes que creían en la teoría del recurso limitado comían un 24 por ciento más de comida basura que los que creían tener mayor control para resistir la tentación. Los que creían que era un recurso limitado también procrastinaban un 35 por cierto más que el otro grupo.

“La teoría de que la fuerza de voluntad es un recurso limitado es interesante, pero ha tenido consecuencias imprevistas”, dice Dweck. “A los estudiantes que han tenido problemas en los estudios se les ha dicho que su poder de concentración era limitado y que necesitaban tomar descansos frecuentes. Pero la creencia de que la fuerza de voluntad es un recurso ilimitado hace a las personas más fuertes para atravesar las dificultades”.

Los investigadores de Stanford dicen que sus hallazgos podrían ayudar a las personas a luchar contra la tentación o la distracción: los diabéticos que tienen que seguir una dieta estricta, personas que intentan superar una adicción, empleados con fechas límite cortas.

“Éste es un ejemplo de un contexto donde las teorías sobre las personas dirigen los resultados”, dice Walton. “La fuerza de voluntad no la lleva a cabo un proceso biológico tal como se ha estado pensando. La creencia en esto influye en su comportamiento”.

¿El lenguaje es arbitrario? – Ojo Cientifico

El lenguaje es una herramienta altamente especializada que nos permite comunicarnos y entender a otros individuos que usan ese mismo sistema de señales.

Para que un lenguaje signifique algo para un ser humano, este debe conocer los símbolos que lo componen, los que señalan una realidad determinada.

Esto sucede porque no hay relación causal entre los sonidos y la representación del evento. Los lingüistas llaman a este fenómeno la arbitrariedad del lenguaje.

¿Qué es que un sonido sea arbitrario?

Un sonido arbitrario es aquel que no guarda relación lógica con el objeto que representa. Por ejemplo, si tomamos la palabra ‘balón’ para denominar el accesorio con que juegan los futbolistas, veremos que sólo aquellas personas a las que se les enseñe dicha asociación podrán entender de qué se trata en el contexto deportivo en cuestión.

Un individuo que no hablara el español no podría hacerse una idea de a qué nos estamos refiriendo cuando decimos que alguien ‘golpeó el balón’ porque no existe ninguna razón para elegir ese grupo de sonidos ―entre todas las combinaciones posibles― a la hora de nombrar el objeto.

Arbitrariedad del lenguaje

Cuando los científicos del lenguaje hablan de arbitrariedad quieren decir que las palabras no tienen en sí mismas un sentido lógico inherente que las hace ser escogidas, sino que emergen de convenciones y expectativas creadas en una comunidad específica de hablantes.

Dichas nociones pueden ―y de hecho lo hacen― cambiar radicalmente a través del tiempo y de las regiones.

Predictibilidad

Aunque el lenguaje es arbitrario, ello no significa que no sea predecible. Dado que el lenguaje es convencional, si conocemos el funcionamiento social de un determinado grupo de hablantes, pueden hacerse aproximaciones generales de cómo se comportarán determinados conjuntos lingüísticos.

Por supuesto, sería muy difícil saber de antemano cuáles sonidos ocurrirán en una lengua específica. Cada una de ellas tiene sus propias reglas que distinguen sonidos y su significado.

Avisos Google
Cursos Lenguaje de Signos
Cursos de Experto, Traducción… Compara Precios de Centros Aquí. CursosFormacionProfesionalFP.com
Curso Lenguaje de Signos
Obtén tu Título FP Interpretación Lenguaje de Signos. Infórmate Aquí! Formacion-Universitaria.com/FP
Tienda oficial iPad 2
iPad 2 ya disponible. Envío y grabado gratis. store.apple.com/es/ipad
Pañales para Bebés
Las marcas líderes para Bebés ahora hasta -30% ¡envío gratis! Ulabox.com/Panales_Bebes
ETIQUETASLinguistica Lenguaje Comportamiento Social Comportamiento Humano
PUBLICADO POR:
Ruth Lelyen
PORTADA
VERSIÓN PARA IMPRESORA
ENVIAR A UN AMIGO
Artículos relacionados

La música: El lenguaje universal por excelencia Efecto de los videojuegos violentos depende de… Confirmado: Ellas los prefieren casados Los hombres y las mujeres donamos dinero de… La voz de las mujeres influye a la hora de… El sueño americano es imposible en términos… Las supersticiones nos han hecho sobrevivir hasta… El coqueteo está en los gestos y en lo que se dice
Avisos Google
Vidaplus Células Madre
Cruz Roja Alemana. Máxima calidad al mejor precio. 902 267 366 http://www.vidapluscm.com
African Self Drive Safari
Experience the magic of Botswana in one of our fully equipped 4×4’s http://www.traveladventuresbotswana.com
Service Desk ITIL
Implantado en Tu Empresa en 1Semana Precio Cerrado con Todo Incluido http://www.pragmatic.es
Registradoras TPV
Cajas Táctiles y Alfanuméricas Entra Y Vea Nuestros Modelos! http://www.BalanzasMadrid.com

0 ComentariosComentar

Escribe un comentario *

Nombre *

Email *

Especiales

Destacados

Groenlandia se descongela
Todos somos conscientes que el calentamiento global está afectando el planeta Tierra….
LEER MÁS +

¿Qué es el equinoccio?

Reutilización de desperdicios: Proyecto OPEC

¿Qué está matando las orcas?

La ciencia en el cuidado del cerebro

La ciencia detrás del amor

Comentarios recientes

Maria Agnew: Sus artículos son…
en: La ciencia en el cuidado del cerebro
ana elvia: Está muy bien lo que comentas…
en: Cómo se propagan las ondas sísmicas
ender rueda: Muy interesante podrían darme…
en: Un científico replica el sistema energético de las hojas
Estefania: Enhorabuena por el blog. Lo…
en: Energía geotérmica: eterna fuente de beneficios
oscar: Me excita la idea de morir en…
en: 10 cosas que no sabías
Grandes Cientificos

Vida de Galileo Galilei: Un genio reprimido

Claude Bernard y la fundación de la fisiología moderna

Jule Charney: un nombre clave en meteorología moderna

Gregor Mendel y la fundación de la genética moderna

Los aportes de Linus Pauling a la química

Nikola Tesla: Genio, científico e inventor

Los conceptos de Stephen Hawking
VER MÁS +

[From ¿El lenguaje es arbitrario? – Ojo Cientifico]

Elogiar por el esfuerzo no por la inteligencia

20110925-000317.jpg

Elogia a tus hijos por su esfuerzo, no por su inteligencia

Carol Dweck, psicóloga de Stanford, ha dedicado años a demostrar que uno de los elementos fundamentales de la educación satisfactoria es la capacidad de aprender de los errores. Sin embargo, acostumbramos a enseñar justo lo contrario. Si un niño comete errores, es que no es muy listo. El listo no comete errores, y además le elogiamos precisamente por ello, por ser listo. Pocas personas son las que elogian a los demás por su esfuerzo, y no por su capacidad innata.

Dweck realizó un experimento con más de 400 niños de doce escuelas de Nueva York: les sometía a una prueba muy fácil consistente en un puzzle no verbal. Una vez terminado, el experimentador decía la nota al niño, seguida de una frase de elogio. La mitad de los niños eran elogiados por su inteligencia; la otra mitad, por su esfuerzo.

A continuación, se les permitía escoger entre dos pruebas diferentes. La primera opción se describía como una serie de puzzles más difíciles, pero se decía a los niños que si lo intentaban, aprenderían mucho. La otra opción era un test fácil, parecido al que ya habían hecho.

Al idear el experimento, Dweck había imaginado que las distintas formas de elogio tendrían un efecto más bien moderado. Al fin y al cabo, era sólo una frase. Sin embargo, pronto quedó claro que el tipo de cumplido que se hacía a los alumnos de quinto grado influía espectacularmente en su posterior elección de las pruebas. Del grupo de niños felicitados por su esfuerzo, el 99 % escogió el conjunto de puzles difíciles. Por su parte, la mayoría de los chicos elogiados por su inteligencia se decidieron por el test más fácil.
Cuando elogiamos la inteligencia de un niño, en realidad le estamos transmitiendo el mensaje: sé listo, no te arriesgues a cometer errores.

Los siguientes experimentos de Dweck también sugieren que este miedo al fracaso también inhibe el aprendizaje. Con el mismo grupo de grupo de niños se les sometió a otra prueba, en esta ocasión muy difícil, para comprobar cómo respondían al desafío. Los que hubieron sido elogiados por su esfuerzo en la primera prueba, trabajaron con denuedo para resolver el problema, implicándose con gran entusiasmo. Sin embargo, los niños alabados por su inteligencia se desanimaron enseguida, porque consideraban sus inevitables errores como señales de fracaso: quizá, en el fondo, pensaban, no eran tan listos.

La serie final de pruebas presentaba el mismo nivel de dificultad que la primera. En todo caso, los alumnos elogiados por su esfuerzo mostraron una mejora significativa: aumentaron su puntuación media un 30 %. Como esos niños estaban dispuestos a aceptar retos (aunque al principio ello significara fallar), acabaron rindiendo a un nivel muy superior. Este resultado era aún más digno de admiración al hacer la comparación con los alumnos que habían sido asignados al azar al grupo de los “listos”: sus puntuaciones bajaron una media de casi el 20 %. Para los niños “listos”, la experiencia del fracaso había sido tan desalentadora que en realidad experimentaron un retroceso.
Vía | Cómo decidimos de Jonah Leherer

Sobrepeso y enfermedades mentales

El progreso nos acerca más a la demencia
4 DE SEPTIEMBRE DE 2011
BY EDUARDO SÁNCHEZ GÓMEZ : E-CIENCIA.COM
Cuanto más se avanza en el tiempo, a más riesgos nos enfrentamos. Los beneficios que nos proporciona el mundo en el que nos desarrollamos, nos da a la vez un sin fin de peligros, sobre todo, en manos de personas poco expertas.

Actualmente, estamos viendo una enfermedad que aumenta en número y que cada vez se da con más frecuencia en individuos jóvenes, se trata de la demencia. La mayoría de ellas son irreversibles y el daño causado en el cerebro permanece de por vida. Se ha demostrado que son varias las causas y una de ellas es la obesidad, la cual acelera este proceso. En EE UU, se ha publicado un estudio en el que prevén que la esperanza de vida en la población podría reducirse por primera vez en dos siglos debido al aumento progresivo de esta patología.

“A pesar de que la administración de la Seguridad Social hace poco elevó su proyección de longevidad para los estadounidenses en el siglo XXI, la actual tendencia hacia la obesidad en Estados Unidos indica que posiblemente esos cálculos no serían exactos”, dice el artículo reproducido en las páginas del New England Journal of Medicine. Parece ser que el problema se agrava más en los niños.

“Aún quedan por saber la consecuencias a largo plazo de la epidemia de obesidad infantil”, señaló David Ludwig, un investigador del Hospital de Niños de Boston y coautor de dicho estudio. “Si el reloj empezará a contar a la edad de 12 o 14 años, los efectos para la salud pública podrían ser potencialmente adversos”, agregó Ludwig. En la actualidad, la esperanza de vida en EE.UU. es de 77,5 años, pero con los datos indicados anteriormente, se reduciría en unos cinco años. Estos autores indican que el incremento de la obesidad entre los niños, daría lugar en un futuro cercano a patologías cardiovasculares, diabetes e insuficiencia renal.

La era moderna nos ha llevado al bienestar y a consumir alimentos de formas diferentes, tanto en el hábito como en la calidad. La rapidez con que se quiere vivir altera hasta la forma de alimentarnos. El Mundo, publica un trabajo en el cual se revelan ciertos cambios en el cerebro asociados a la demencia y que se dan con más frecuencia en personas con antecedentes de tabaquismo, hipertensión arterial, diabetes y obesidad. La revista Neurology, informa que estos hábitos afectan a las arterias, provocando un escaso aporte de sangre o ninguno al cerebro, dando lugar a accidentes cerebro-vasculares. Igualmente, produce un deterioro de sus funciones que conducen a la demencia.

Se ha realizado un estudio, a más de 1.000 personas sin demencia y con una edad media de cincuenta años, por el equipo de Charles DeCarli, de la Universidad de California (EEUU), señala El Mundo. Se valoraron los factores de riesgo y a todos se les hicieron resonancia magnética cerebral. Asimismo, se les hizo un test para observar las funciones psíquicas. Tras un periodo de diez años se realizó un estudio comparativo en dichos individuos. Los resultados fueron que los que tenían factores de riesgo vascular, presentaban una pérdida de volumen del cerebro, así como una reducción de la zona del hipocampo, que se da en los pacientes con Alzheimer. También se evidenció, un aumento de las lesiones de la sustancia blanca, indicativas de daño en la esfera cognitiva.

La hipertensión arterial afectaba más a la sustancia blanca, mientras que la diabetes y el tabaquismo, se asoció más a afectación en el hipocampo. Los obesos mostraban una reducción general del volumen cerebral. Estudios de este género nos acercan más a la prevención de enfermedades mentales, como el Alzheimer. “Empezamos a tener datos de que un cambio de hábitos a partir de los 50 años nos beneficia, ya que reduce el riesgo de padecer demencia a los 70 años”, asegura Pablo Martínez-Lage, coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología.

Todos estos hallazgos se han realizado en diez años, un corto espacio de tiempo. “Todavía escasean los estudios que cuenten con un seguimiento a largo plazo”, recoge SINC de un artículo publicado en la revista Journal of the Neurological Sciences, por Alvaro Alonso, Profesor Asociado de la División de Epidemiología y Sanidad, Universidad de Minnesota. Durante 40 años se ha hecho un seguimiento de 10.211 hombres, con edades comprendidas entre 40 y 59 años. Esta revisión se realizó en 13 grupos de siete países. Se constató la muerte por demencia si en el certificado de defunción se hacia alusión a la misma. El riesgo cardiovascular y la muerte por demencia se calcularon mediante el modelo de Cox de riesgo proporcional. Se observaron 160 muertes. Hubo una relación de un mayor riesgo de muerte por demencia, en los que tenían antecedentes de tabaquismo, aumento de las cifras de colesterol, obesidad, hipertensión y baja capacidad vital forzada.

El prototipo de “tener una gran barriga” en otros tiempos de hombre “saludable”, ha dado vuelco tras los análisis y publicaciones que están apareciendo. “Considerando que el 50% de los adultos en este país (EEUU), tienen obesidad abdominal, es un hallazgo inquietante”, dijo la autora del estudio Rachel Whitmer, de la División Permanente de Investigación de Oakland, California. Este es el primer trabajo que argumenta la obesidad como causa de demencia en la edad adulta. En este estudio se midió la grasa abdominal de 6.583 personas con edades comprendidas entre los 40 y 45 años en California. A los 36 años se constató que el 16% de los estudiados desarrolló demencia. Los que tenían sobrepeso, pero no con barriga pronunciada tenían el 80% menos de probabilidades de desarrollarla.

En la última década parece que se ha estabilizado el exceso de peso en las niñas y niños españoles (de entre 6 y 9 años), que todavía afecta al 45,2% de la población infantil, publica SINC basándose en el estudio ALADINO, publicado por la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AENSA) y que ha presentado la Ministra de Sanidad, Política e Igualdad, Leire Pajín.

El 45,2% del exceso de peso se reparte de la forma siguiente: el 21,6% corresponde a sobrepeso y el 19, 1% a obesidad. Los niños tienen más sobrepeso y obesidad respecto a las niñas. Asimismo, se observado que afecta más a los más débiles en el plano educativo y económico, o sea los más desfavorecidos. Se valoró el impacto del ocio audiovisual (ordenadores, DVD, consola en la habitación de los menores), con le exceso de peso. También se valoró su relación con el lugar en donde comen, concluyendo que los que lo hacen en los comedores escolares, tienen un peso saludable respecto a los que comen fuera de ellos.

Los resultados del estudio ALADINO, indican que aunque el exceso de peso infantil se ha estabilizado, hay que trabajar con las clases sociales con menores niveles de renta y de estudios para reducir las desigualdades en salud. En este sentido, el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad cree que la nueva Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, recientemente aprobada, sea importante en mejorar los hábitos alimentarios saludables. A tal efecto, la Ley establece que la Estrategia NAOS (Estrategia de la Nutrición, actividad física y prevención de la obesidad), que será revisada con una periodicidad quinquenal.

Asimismo, dada la velocidad con que se vive y los cambios en las formas de trabajar, sobre todo horaria, se está llagando a un deterioro importante en los hábitos alimenticios. La llamada “comida basura” contiene un alto porcentaje de grasa, condimentos, sal y azúcares, que estimulan el apetito, lo que redunda en un beneficio de las grandes comidas industriales dedicadas a la hostelería. Científicos del Instituto de Investigación The Scripps, en California (EEUU), están llevando a cabo una investigación sobre personas obesas que comen compulsivamente, sobre todo “comida basura”, publica en su edición online ELMUNDO.es, en la sección de Salud.

El estudio se está realizando en ratones, en donde se ha demostrado que el desarrollo de la obesidad en estos, coincide con un progresivo deterioro de los circuitos cerebrales de la recompensa. Lo que ha visto el equipo de The Scripps, publica la revista Nature Neoroscience. “La adaptación del sistema de recompensa cerebral visto en las ratas es igual al que se observa en individuos que desarrollan dependencia a la heroína o a la cocaína, lo que explica que el cerebro y las neuronas juegan un papel fundamenteal en los comedores compulsivos” declara a ELMUNDO.es Paul John Kenny, del departamento de Terapias Moleculares del Instituto y coordinador del estudio. “Nuestro trabajo presenta una evidencia de que la obesidad y la drogadicción están relacionados”, destaca Kenny. Como implicación clínica destaca “la posibilidad de que la obesidad y drogadicción tengan el mismo tratamiento”.

La obesidad ha abierto múltiples vías de trabajo para combatirla, como el llevado a cabo por John Kenny. Asimismo, se están utilizando diversos tipos de tratamientos, tanto farmacológicos como quirúrgicos, todo ello para combatir la enfermedad propia, como para evitar los efectos secundarios en la edad adulta, no sólo el riesgo cardiometabólico, sino también la demencia.

Se ha desarrollado un estudio que aparece en «Archives of Neurology», protagonizado por investigadores suecos del Instituto Karolinska, publica ABC, en la sección de Opinión. Avala y amplía las conclusiones del trabajo realizado por científicos estadounidenses de los Institutos Nacionales de la Salud y publicado antes del verano por el British Medical Journal. Miia Kivipeito y diez investigadores más del Centro de Investigación del Envejecimiento del Instituto Karolinska y de otros centros y hospitales de Suecia y Finlandia habían presentado los resultados de su estudio en Estocolmo, en el marco del último Congreso Europeo de Cardiología. Al publicarse en dicha revista científica, ha tenido una mayor valoración. Estos investigadores han hecho un seguimiento durante veintiún años de 1.449 personas, para concluir que la obesidad y el sobrepeso, en las últimas etapas de la vida, son un riesgo importante de aparición de demencia.

Es fundamental que se haga una protección contra el exceso de grasa. Las recomendaciones de los clínicos, como por ejemplo, la medida de la cintura para valorar la cantidad de grasa intraabdominal, es apto para saber si una persona está en riesgo cardiometabólico. Igualmente, es importante evitar los excesos en gastos del Sistema Nacional de Salud. En España los costes directos e indirectos relacionados con la obesidad suponen un 7% del gasto sanitario total. Esto supone unos 2.500 millones de euros anuales.

Termina ABC, comentando un estudio realizado por la Universidad estadounidense de Duke y publicado en la revista Cell Metabolism, en el que dichos científicos señalan que el músculo tiene una memoria metabólica de la obesidad, que podría ser el motivo de que una pérdida de peso continuada es difícil, aunque se reduzcan el número de calorías ingeridas.

Artículo publicado para el Máster de la UNED Periodismo Científico y Comunicación Científica.